Cómo distinguir las contracciones de parto de las de Braxton Hicks

Contracciones, esa palabra que se instaló en tu cabeza apenas viste la segunda línea en el test de embarazo. Has leído, te han contado, pero no sabes cómo distinguir las de parto.

¿Qué es una contracción uterina?  

El músculo del útero tiene, como todos los tejidos formados por fibras musculares, una fase de contracción y otra de relajación. Cuando el músculo uterino se contrae se dice que la embarazada tiene una contracción, y se percibe por el endurecimiento de su abdomen.

Para qué sirven las contracciones:

Las contracciones son la forma en que tu cuerpo se prepara para expulsar a tu bebé provocando al acortamiento del cuello del útero, la dilatación del cuello del útero y finalmente ayudando en la expulsión de tu hijo.

Ahora bien, existen diferentes tipos de contracciones durante el embarazo, algunas que te podrían confundir y pensar que son contracciones de parto.

Tipos de contracciones:

  • Contracciones focales: se deben al estímulo de sólo un sector del útero, generalmente consecutivas a un movimiento del bebé.
  • Contracciones de Braxton Hicks: reciben su nombre de un médico inglés, John Braxton Hicks, quien las describió por primera vez en 1872. Este tipo de contracciones comienzan al inicio del embarazo, aunque no las sientas. Abarcan todo el útero y comienzan desde la parte superior, extendiéndose hacia abajo. No duelen, solo son incómodas ya que el abdomen se endurece y tensa. Su duración es variable, son irregulares (no siguen un patrón). Desaparecen independiente de la actividad que estés realizando. La función de estas contracciones es tonificar el músculo uterino que,  como todo músculo, debe tener un cierto entrenamiento para soportar el trabajo de parto. Los desencadenantes más comunes de las contracciones de Braxton Hicks son: movimientos de tu bebé, realizar esfuerzos físicos, tener relaciones sexuales, estar deshidratada, aguantarse las ganas de orinar.

¿Cuál es la diferencia con las contracciones de parto?

Es común sentir cierta ansiedad por no ser capaces de diferenciar las contracciones Braxton Hicks de los signos reales del trabajo de parto. Aquí enumeramos algunas cosas que deberías saber:

  • Las contracciones Braxton Hicks no incrementarán su intensidad, a diferencia de lo que sucederá con las contracciones de parto.
  • Las contracciones de parto incrementarán su frecuencia, mientras que las contracciones Braxton Hicks eventualmente desaparecerán.
  • Las contracciones Braxton Hicks tienden a ser irregulares y surgen esporádicamente. Los dolores propios del trabajo de parto – por lo general – cuentan con un patrón determinado.
  • Las contracciones Braxton Hicks no causan dolor, sino que simplemente causan malestar, a diferencia de lo que sucede con las contracciones de parto.

Si tienes dudas, o sientes contracciones antes de la semana 37 de embarazo, contacta a tu matrona o ginecólogo para que te orienten de forma particular.

¡Sigue aprendiendo!

semana 41 de embarazo

Semana 41 de embarazo: tu bebé ya va a nacer

Si tu hijo no nace esta semana, lo más probable es que te induzcan el parto. ¡Por fin ya lo […]

Read More
semana 40 de embarazo

Semana 40 de embarazo: ya estás en tu fecha probable de parto

¡Has llegado a la semana 40 de embarazo! Pasas el día controlando las contracciones y los movimientos del bebé. Quedan pocos días para […]

Read More
semana 39 de embarazo

Semana 39 de embarazo: tu hijo está de término y listo para nacer

En la semana 39 de embarazo ya pesa unos 3.250 gramos y mide unos 50 centímetros. Su peso y altura […]

Read More